¿Cómo elegir la mejor vitrina refrigerada para tu negocio?

vitrina, refrigeración, elección, negocio, calidad


Si tienes una pastelería, una carnicería, un café o un bar, las vitrinas refrigeradas pueden marcar la diferencia entre que los clientes que ingresen al negocio consuman uno de tus productos o que no lo hagan. Esto, ya que a través de las vitrinas refrigeradas les estás permitiendo echar un ojo a los productos.

Existen diferentes tipos de vitrinas refrigeradas. Las más usuales son las que se colocan sobre la barra para exhibir productos (como las tapas y aperitivos que requieran refrigeración, pero también existen unas vitrinas refrigeradas tipo aparador que suelen colocarse tanto contra la pared como estilo mostrador y en ellas puedes colocar bebidas como refrescos, vinos o licores.

También existen vitrinas refrigeradas más propias para pastelerías y heladerías así como para carnicerías y salchichonería, por lo que lo más recomendable es que contactes con un buen proveedor de estos equipos y así adquieras el que se ajuste más a tus necesidades.

Además, se deben considerar dos aspectos. El primero es el espacio del que se dispone en el local, y el otro la capacidad de almacenamiento necesaria. Por ejemplo, si se compra una vitrina mural para colocar toda la oferta de helado de tu restaurante, necesitarás una más amplia que si sólo necesitas exhibir algunos pasteles de especialidad.

Para esto, ayuda conocer el tipo de productos que piensas colocar: no todos deben conservarse a la misma temperatura y por eso hay que ser cuidadoso, si uno específico va a requerir una temperatura muy baja, puede que esa temperatura reseque otro.

Lo mejor es informarse a detalle sobre las vitrinas de nuestro interés. Algunas funcionan a rangos de temperaturas de refrigeración, mientras que otras al rango de temperatura de congelación o semi-congelación.



vitrina, refrigeración, elección, negocio, calidad

En este tipo de equipamiento, el tamaño incide directamente no solo en el precio sino también en el consumo energético, lo cual significa que no merece la pena comprar una más grande de lo que realmente se va a utilizar.

Si se compra una vitrina muy grande, se tiene que pensar que también se tendrá que tener más producto en exhibición y por tanto en los días de baja demanda podrías tener mayores pérdidas.

Hoy en día, el gasto en electricidad es uno de los mayores lastres de un negocio y por esto es sumamente importante considerar el gasto energético de las vitrinas antes de comprarlas.

Otro aspecto a considerar es la facilidad de limpieza. Las vitrinas suelen ser transparentes para facilitar la exhibición del producto, más esto hace que también sea visible cualquier derrame o mancha producto de los mismos productos o salsas que le acompañan. Muchas de estas vitrinas refrigeradas se colocan de cara al público por lo que constantemente son tocadas por los mismos dejando a lo largo del día huellas que deben ser fáciles de limpiar.

Nadie desea pasar horas limpiando una vitrina. Lo mejor es buscar aquellas cuyos materiales sean de fácil limpieza, siendo en este caso el acero inoxidable y el vidrio los más comunes.

En este caso, nosotros recomendamos la Vitrina Delicatessen Color Blanca Torrey TEM 150, la cual suele ser muy amplia y permite acomodo de los productos de la mejor manera. Es sólida, resistente y durable.

Además, una de sus características más importantes es que se puede ahorrar energía gracias a su control de temperatura inteligente.


Con información de Barty y Climas del Centro SLP.