3 tips para aumentar las ventas de tu tienda de abarrotes


Las tiendas de abarrotes y los minisúper son negocios que, a pesar del avance de las grandes cadenas comerciales en el territorio nacional, mantienen un lugar de preferencia entre los consumidores mexicanos por la cercanía y por los precios en los que pueden adquirir los productos.

Eso sucede incluso en las grandes ciudades y las colonias de mayor poder adquisitivo, gracias a ventajas como la cercanía y el trato personalizado. Por ende, como dueño de un negocio de este giro es normal que constantemente estés buscando la manera de incrementar tus ventas y ver un resultado favorable en tus utilidades.

Los principales retos de estos negocios son su profesionalización y su modernización, ya que los jugadores de más peso en el sector han introducido nuevos estándares de calidad y servicio, y han vuelto al cliente más exigente.

1) Organiza tus productos

La distribución de los productos en una tienda de abarrotes debe estar enfocada a que el cliente se detenga el mayor tiempo posible frente una variedad de cosas. Por tanto, una de las primeras estrategias que deben hacerse es organizar los productos en grupos, y colocar junto a ellos sus complementos. Por ejemplo: las cajas de cereal cerca de los diferentes tipos de leche.

Clasifica los productos para que tus clientes puedan encontrar lo que están buscando rápidamente. Entre más rápido obtengan lo que buscaban, más posible es que compren. Y es más posible que vuelvan.

2) Optimiza el tiempo que dura el cliente en el negocio

A la hora de organizar los productos, lo más importante es la ubicación. Si deseas que un producto se venda mejor debes colocarlo a la vista del cliente. Tus productos más costosos deben estar ubicados a la altura de la mirada, ya que los estudios demuestran que al detenerse a observar o encontrar un producto, la vista va de arriba abajo.

Si quieres atraer clientes, la buena distribución por secciones de producto y la facilidad de ubicar los precios en los anaqueles ayudarán a que los clientes tengan más presente la mercancía que ofertas y que decidan volver a buscar cosas que necesitan, porque ya saben dónde encontrarlas.

Es importante que tengas en cuenta que el tamaño en una tienda no importa, sino que todo gira alrededor de cómo está diseñada y la importancia que le diste a cada uno de tus productos. 

3) Mejora tu punto de venta

El Punto de Venta o caja es el último punto de contacto entre el cliente y el negocio, es la impresión que se llevarán consigo por lo que la persona que se encuentre cobrando deberá tener una excelente atención al cliente. 

La ubicación de la caja debe estar en la entrada y es necesario dedicarle un máximo esfuerzo para que funcione perfectamente.

Para agilizar el paso de tus clientes y el tiempo de espera sea mínimo, te recomendamos un sistema de punto de venta para que el tiempo máximo que pase un cliente al momento de pagar sea de un minuto. 

Además, puede servir colocar ciertos productos en el punto de venta que puedan ser atractivos para los clientes.