¿Cómo elegir el mejor refrigerador para tu negocio?

Refrigerador, negocio, mejor, eficiencia, elección, energía


Una parte integral de cualquier negocio como restaurantes o cafeterías o bares son sus sistemas de refrigeración. Por eso, el tipo de refrigeración adecuado debe seleccionarse cuidadosamente para garantizar que el negocio funcione sin problemas y contribuya una experiencia positiva para el personal y los clientes.

La refrigeración varía desde enfriadores pequeños hasta refrigeradores y congeladores masivos como cámaras frías.

En el caso de los refrigeradores, estos funcionan para que los clientes puedan acercarse y tener mayor interacción con el producto. Aun así, el concepto de tu restaurante y su tamaño serán los factores más importantes en definir el equipo que compres para la resolver la refrigeración de tu restaurante. Es probable que un enfriador grande no funcione si tienes un espacio limitado.

El horario de entrega de tus proveedores de alimentos también afectará en lo que necesitas para la refrigeración adecuada de tu restaurante.

Los “Reach In”, que son los refrigeradores para que los clientes puedan alcanzar el producto, sirven para que el cliente pueda estar más cerca del producto. Estos tienen dos o tres puertas y el personal o los clientes pueden introducir la mano para localizar los productos; de ahí su nombre.

Estos enfriadores funcionan mejor cuando están aislados de la línea de cocción y de fuentes de calor. También ayudarán a mantener los alimentos almacenados en el interior a temperaturas de mantenimiento seguras.



Refrigerador, negocio, mejor, eficiencia, elección, energía

Además, es bueno acercarse a un asesor para obtener más detalles sobre los diferentes modelos de enfriadores ideales para tu negocio. El experto es quien te podría asesorar en adquirir el mejor equipo que se adapte a la dinámica de tu negocio te brinde un buen funcionamiento durante muchos años.

Sin embargo, hay puntos clave que debemos tomar en cuenta al momento de comprar un refrigerador. Estos van desde cubrir las necesidades de refrigeración hasta los detalles de diseño y tecnología que nos garanticen un excelente funcionamiento con el menor consumo de energía.

Para comenzar hay que descartar los equipos domésticos, ya que estos no te garantizan la correcta conservación de alimentos almacenados en grandes cantidades para evitar correr riesgos sanitarios o de pérdida de productos por deterioro.

Es importante conocer los reglamentos de sanidad, dependiendo la ciudad, habrá algunos que sean muy específicos sobre el tipo de sistemas de refrigeración y/o congelación requeridos según el tipo y cantidad de alimentos que se van a servir o exponer.

Hay que señalarse a uno mismo, ¿para qué tipo de producto se necesita el refrigerador? No es lo mismo refrigerar postres o verduras que pescados o mariscos. Como no es lo mismo usarlo para almacenar alimentos por varios días que mantenerlos frescos y a la mano, mientras se cocina.

Se debe hacer una lista y evaluar cuáles son realmente las necesidades de enfriamiento. Si se trata de una tienda, se debe elegir entre refrigeradores de una, dos o tres puertas, por ejemplo. Si se va a poner un restaurante, es posible que necesites una cámara de frío, además de pequeños refrigeradores bajo las mesas de los cocineros y una vitrina enfriadora para exhibir algunos alimentos.

Lo siguiente es reflexionar cuánto espacio se dispone en el local. Se podrían recomendar refrigeradores comerciales de tres puertas, pero no se conoce si realmente se contará con el espacio para ellos.

Toma las dimensiones de tu local, diseña la distribución de tu cocina o tienda y, con base en ello, elige el equipo de refrigeración o congelación apropiado. Asimismo, se debe tomar en cuenta que el ancho de las puertas de acceso a tu local para que quepa el aparato a su llegada; de la misma manera, que exista espacio para abrir cómodamente las puertas del equipo en el interior.

Un tercer punto que es muy importante en esta época es: ¿el refrigerador cuenta con ahorro de energía? Hay que tomar en cuenta la tecnología que incluya el equipo, la cual debe ser de última generación pues te ofrecerá un menor gasto en el consumo de la energía eléctrica y cuidará el ambiente por ser menos contaminante.

Puede ser que el refrigerador cuente con un sistema de selladores utilizados en las puertas para evitar fugas de frío, lo cual evitará que el equipo fuerce su funcionamiento, por tanto, dispare el consumo de electricidad.

El último punto es ¿cuenta con un control inteligente de funciones? Con este no sólo se regulará automáticamente la temperatura interna según las condiciones del clima, sino que te permitirá verificar fácilmente en todo momento y detectar cualquier problema o variación de manera oportuna.

Un refrigerador comercial debe permitirte almacenar adecuadamente los alimentos perecederos, así como regular y monitorear la temperatura para mantenerlos frescos por períodos prolongados y garantizar la salud de tus clientes.


Con información de Imbera y Ainox.